El Ayuntamiento y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria se alían para estudiar en profundidad y gestionar de forma sostenible Las Canteras y El Confital

  • Un equipo de investigación multidisciplinar, integrado por 10 equipos de investigación de la ULPGC, trabaja en la recogida de información y el diseño de un sistema de monitorización social y ambiental
  • Se recogerán datos sobre la huella de carbono, la calidad ambiental, la contaminación acústica y lumínica, la eficiencia energética, los residuos, la calidad de aire y del agua, la evolución del sistema dunar, la biota, la presión humana y la percepción de la ciudadanía en las redes sociales
  • Es el estudio de investigación más ambicioso que se realiza en la Bahía de El Confital, con una aportación de 150.000 euros y todo el potencial investigador de la comunidad universitaria

Incentivar la realización de trabajos de  investigación académicos, diseñar un sistema de monitorización de recogida de  datos empíricos y promover la adopción de medidas de gestión sostenible del espacio y de mitigación de los efectos del cambio climático y la subida del nivel del mar en la zona litoral de las playas de Las Canteras y El Confital. Estos son los pilares del acuerdo de colaboración iniciado entre la Concejalía de Ciudad de Mar del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la Fundación Canaria Parque Científico Tecnológico.

El concejal de Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez, y el rector de la ULPGC, Rafael Robaina, presentaron este jueves, 12 de noviembre, esta iniciativa de colaboración, la más ambiciosa que se ha puesto en marcha para estudiar y conocer en profundidad la situación de este espacio de referencia de la capital, en el escenario actual de calentamiento global. Para ello, Ayuntamiento, Universidad y Parque Tecnológico destinan 150.000 euros y  todo el potencial de conocimiento investigador y científico que aporta cada año la comunidad universitaria.

“Estamos invirtiendo en ciencia, en conocimiento. Necesitamos datos empíricos que nos guíen en el proceso de gestión y toma de decisiones del que es el espacio paisajístico, natural, social y económico más relevante de Las Palmas de Gran Canaria”, apuntó el edil.

El Rector Rafael Robaina puso en valor que “este convenio supone contar con una serie de herramientas que permitan la toma de decisiones, ya que vamos a conocer los indicadores de lo que está sucediendo exactamente en ese espacio natural de extraordinario valor que es Las Canteras”.

“Al final se podrán decidir qué determinadas acciones son las más adecuadas en un espacio que supone ‘medioambientalismo’ preventivo”, indicó Rafael Robaina, quien agradeció al Ayuntamiento y a la Concejalía de Ciudad de Mar que cuente con los científicos de la ULPGC y se apoye en la ciencia para la toma de sus decisiones.

La Universidad ha desplegado tres iniciativas centrales en el marco de este convenio de colaboración: “Investiga en Las Canteras, que pretende incentivar y promover entre la comunidad universitaria la producción de temas de investigación relacionados con la sostenibilidad de la Bahía de El Confital y su Zona Especial de Conservación (ZEC); el diseño de un protocolo y un modelo de indicadores que permita monitorizar la situación socio-ecológica de la playa de Las Canteras y, por último, hacer un trasvase de información continuado a la sociedad civil de los resultados que se vayan obteniendo.

Los investigadores recogerán y analizarán de manera cruzada datos sobre la huella de carbono, la calidad ambiental del entorno y su sostenibilidad. Para ello, se evaluarán variables acústicas, lumínicas, de eficiencia energética, la producción de residuos, la calidad de aire y del agua, los procesos geomorfológicos del sistema playa-duna, el estado de conservación de la biota, la presión humana, e incluso harán un cálculo de vulnerabilidad del sistema y analizarán el sentimiento social que sobre el espacio se publican en las redes sociales.

“Una de las novedades que aporta el convenio, en la actual situación de pandemia por la COVID 19 es el trabajo previsto sobre los indicadores de capacidad de carga  ciudadana o el espacio disponible de arena para su uso social, que ahora más que una necesidad es casi una obligación. La ciudad se va a convertir en pionera al adoptar un control real del aforo. También vamos a trabajar en ello”, apuntó el doctor en Informática, experto en ciencias de la computación e inteligencia artificial, José Juan Hernández, uno de los coordinadores del proyecto junto con la catedrática y doctora en Geografía e Historia e investigadora del grupo de investigación del Instituto de Oceanografía y Cambio Global, Emma Pérez-Chacón.

Todo ello ayudará a tener una evaluación muy completa de la problemática socio-ecológica de Las Canteras y a proponer  medidas que sirvan para aminorar  los efectos del cambio climático global. “La subida del nivel del mar en un contexto de Cambio Global es uno de los asuntos que los estudios van a tener muy en cuenta”, añadió la investigadora Carolina Peña, del grupo de Investigación “Oceanografía Biológica” del Instituto de Oceanografía y Cambio Global.

El equipo de trabajo lo integran además los investigadores, Antonio Falcón, catedrático de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial, División de Calidad, Eficiencia y Sostenibilidad, del Instituto Universitario de Sistemas Inteligentes y Aplicaciones Numéricas en Ingeniería; María Fernanda Montero del grupo de Investigación “Oceanografía Biológica” del Instituto de Oceanografía y Cambio Global;  Ana María Placido, experta en ciencias de la computación e inteligencia artificial; Jaime Sadhwani, catedrático de Tecnologías del medioambiente del grupo de investigación “Sistemas Industriales de Eficiencia, Instrumentación y Protección; Javier Jesús Sánchez, ingeniero en Telecomunicaciones y experto en ciencias de la computación e inteligencia artificial; María Esther Torres, del grupo de Investigación Análisis Químico Medioambiental – Instituto Universitario de Estudios Ambientales y Recursos Naturales y Gabriel Winter Althaus, catedrático de Matemática Aplicada, coordinador del Grupo de Investigación multidisciplinar SIANI-CEANI de la ULPGC.

El convenio establece la celebración de acciones de divulgación de los trabajos y resultados. Para ello, se desarrollará unas jornadas de difusión de los mismos y un taller orientado a personas con discapacidad visual. “Es tan importante investigar como comunicar a la sociedad los resultados de nuestro trabajo”, apuntó José Juan Hernández.

La Bahía del Confital comprende una superficie de 634,27 hectáreas, un espacio declarado, desde septiembre de 2011, como Zona Especial de Conservación (ZEC), figura contenida en la Red Natura 2000 cuya finalidad es asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y los hábitats naturales más amenazados de Europa.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.