Imprimir

22-M, acercamiento a la explicación de un resultado “sorpresa”.

Publicado en Opinión

opinion-heriberto

Heriberto Dávila y Raúl García Brink

Una de las conclusiones que pueden extraerse de los resultados de la ultima cita electoral es que las encuestas no han fallado, sino que ha fallado el contexto de la encuesta, es decir, no se han tenido en cuenta algunos complejos e importantes condicionantes que han producido una modificación de pautas y escenarios, sobre todo en los últimos días, que normalmente se han venido desarrollando elección tras elección.

La importancia de la crisis ha sido clave para los votantes, puesto que no ha subido el nivel de participación que algunos expertos vaticinaban y la motivación del voto ha girado en torno al criterio de castigar al gobernante de manera generalizada al tiempo que se buscaron soluciones a sus problemas concretos como el desempleo. En la mayoría de los municipios se han podido observar resultados “inusuales”, desde el castigo a CC en Santa Cruz, pasando por la desafección hacia Saavedra o el resultado en San Mateo. En general, el elector ha buscado castigar al gobernante, en especial si era del PSOE (por su vinculación a las políticas estatales de Zapatero) y, salvo algunos casos (como en Agüimes, Teror o Santa Lucía), ha sido difícil mantener las mayorías absolutas para los alcaldes y alcaldesas.

De manera paralela a la campaña electoral, el efecto 15-M no se ha notado finalmente en la participación, sino en la concepción del voto y en el castigo al PSOE. En Canarias el hecho de que más de 100.000 sufragios municipales se hayan ido a partidos pequeños que no han obtenido representación en Cabildos y Parlamento constituye una novedad que se une a que, además, los votos nulos (que pasan del 0,6 % de las clásicas papeletas con errores al 2,36 %, es decir, se transforman en un voto con mensaje) y los votos blancos (del 1,4 % al 2,21 %) suman más de 43.000 sufragios. En otras palabras, el votante más progresista ha castigado fuertemente al PSOE, dirigiendo su voto a partidos más pequeños, como Sí Se Puede, IUC, Los Verdes o ANC (que consiguen entre todos más de 55.000 votos al Parlamento), aunque también ha decidido expresar su rechazo al actual funcionamiento de la democracia y contra la crisis con el voto blanco y nulo.

El gran beneficiado de esta situación es el Partido Popular que, además de capitalizar el descontento contra ZP y su gobierno, no pierde votos por los casos de corrupción ni por su forma de hacer política (consolidándose la clásica fidelidad del voto conservador) y sólo se produce una fuga anecdótica a opciones minoritarias (como UPyD y Compromiso). Este beneficio para el PP se incrementa en cuanto mayor es el tamaño del municipio (como se puede ver en los casos de Las Palmas de GC, Telde o Santa Cruz), y por consiguiente el voto puede considerarse como más “urbano”.

En cuanto al nacionalismo, el de CC sale reforzado en Lanzarote, gracias a la imagen de estabilidad que ha sabido dar Pedro San Ginés tras un rosario de presidentes y presidentas en una isla con muchos problemas institucionales y, por otro, en el resto de las islas pierde mayorías tradicionales como La Palma o Santa Cruz, aunque el control de los resortes del poder en el Gobierno de Canarias y sus “medios” les ha facilitado no ser tan castigados. Por otro lado, en Gran Canaria, el favorable trato de los medios de comunicación, el pacto con el CCN (que había obtenido en 2007 casi 15.000 votos) y el tirón de Bañolas en el norte de la isla le llevan a un resultado más aceptable de lo que se vislumbraba, con la salvedad del varapalo en la capital. Nueva Canarias obtiene 6.000 votos más que en 2007 en Gran Canaria y 82.000 votos (un aumento del 62 %) en todo el archipiélago, que sólo le dan para tres diputados en el Parlamento con el 9% de los votos, mientras que una formación como CC y el 24,8% logró 21 representantes. Expresado de otra manera, cada diputado de Nueva Canarias costó 26.813 papeletas mientras que los de CC sólo necesitaron 10.489. Aunque NC ha sido perjudicada por el sistema electoral, no sube tanto como se esperaba, baja en algunas plazas donde también estaba gobernando en plena crisis y es bastante posible que haya perdido algunos votos “protesta” de ese más del 5% del voto que va al blanco y nulo.

Un elemento a considerar es el papel de Internet y de las redes sociales como herramienta de “campaña”. En general el ciudadano ha sido poco receptivo a los mensajes que por esta vía han dado los partidos más importantes (que en ocasiones han sido bastante planos y repetitivos), y en cambio ha recogido con animo cualquier mensaje anti-partido que viniera de las redes en estos días, todo esto muy alentado a partir de un 15-M que ha canalizado de manera muy rápida un estado de opinión ampliamente extendido en la sociedad, tal y como venían reflejando distintos estudios, que advertían cómo para la ciudadanía, en plena crisis, percibe negativamente la corrupción política y la falta de credibilidad de las instituciones públicas. Este movimiento no ha impulsado una mayor participación, sino un movimiento en la formulación clásica del la emisión del voto.

En breve veremos cómo afecta todo esto a la correlación de fuerzas y al futuro de los distintos proyectos políticos de la izquierda, que es la que creemos que tiene que sacar más enseñanzas de lo que ha ocurrido este 22 de mayo.

*Miembros de la Ejecutiva de Nueva Canarias en Las Palmas de Gran Canaria.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre el uso de nuestras Cookies pulse, aquí.

¿Acepta las cookies de esta web?.

EU Cookie Directive Module Information