Recuperando nuestro patrimonio

El hotel Santa Catalina es uno de los elementos arquitectónicos protagonistas de nuestra ciudad. Fue inaugurado en 1889 y adquirido por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en 1923.

No es sólo un icono del pasado turístico de Las Palmas de Gran Canaria, sino que también un ejemplo de reinvención constante. En el concurso público en el que se abrió la gestión del hotel del pasado año se presentaron cinco empresas con cinco propuestas que, según nuestro compañero y concejal de turismo, Pedro Quevedo: “Nos garantizan que el hotel Santa Catalina tiene futuro de calidad como referente hotelero de cinco estrellas de la capital”.

En este concurso estas cinco empresas presentaban una documentación y unas propuestas que, posteriormente, serían abiertas por un comité de evaluación, quienes ya tendrían unas condiciones preestablecidas para la valoración de cada proyecto.

La necesidad de renovación del inmueble era evidente. Por ello, en el pliego se incluyó la obligación de renovación, mejora y adecuación de las instalaciones. Un plan de inversiones que no podía ser inferior a 15.5 millones de euros y en el que, al menos un 80%, debía ejecutarse durante los primeros tres años. Además, la renta de arrendamiento no podría ser inferior a 550.000 euros frente a los 80.000 euros anuales que se estableció en la anterior adjudicación. Y la plantilla actual del Hotel debía ser subrogada al completo.

Entre las cinco propuestas, Barceló Hotels & Resorts planteó una inversión de 24,5 millones de euros. 22 millones de esa inversión se están ejecutando actualmente, en las obras de remodelación que mantienen ahora mismo el hotel cerrado.

Una remodelación que transformará el entorno conectando el hotel con el parque Doramas. Se descubren dos patios que hay en el interior, convirtiéndose en pasillos entre los dos lados del parque, recuperando así la filosofía por la que Miguel Martín-Fernandez de la Torre había apostado en su diseño.

En 2037 el edificio volverá a renovarse con una inversión por valor de otros 8 millones de euros. Un compromiso por parte de la adjudicataria de mantener este emblema de nuestra ciudad en un permanente estado de excelencia. Además de pagar un canon cada año a la ciudad unos 600.000 euros.

El objetivo de todo este proceso fue recuperar un entorno que estaba en franco nivel de decaimiento. Construir en el entorno del Pueblo Canario – Parque Doramas – Hotel Santa Catalina un enclave maravilloso del modernismo neocanario. Asegurar que esta parte tan significativa para nuestra ciudad estaría correctamente protegida, cuidada y explotada.

Con las normas específicas del hotel Santa Catalina se refuerza la protección, su esencia gana respeto. No se permiten ya hacer algunos de los disparates que se hicieron en el pasado.

Cuando el hotel Santa Catalina abra sus puertas, se abrirá una nueva época para toda la zona. En la que, junto a la remodelación que ya se está acometiendo en el Pueblo Canario y que se finalizarán en el último trimestre del año, se habrá conseguido salvar al conjunto arquitectónico de Néstor y Miguel Martín Fernández de la Torre de un colapso de las instalaciones. Devolviendo a nuestra ciudad el legado cultural y arquitectónico de los hermanos de la Torre.

 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *