Arranca la movilidad del siglo XXI

En menos de tres años que hemos llegado al gobierno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria hemos hecho algo que no se había conseguido en los quince años anteriores. Arrancar un sistema de movilidad propio del siglo XXI para Las Palmas de Gran Canaria.

Y decimos “arrancar” porque somos conscientes de que todavía nos queda mucho por hacer. Pero con la inauguración del nuevo sistema de bicicletas pública, la Sítycleta, se pone un punto de inflexión como inicio señalado de esta nueva movilidad.

Es cierto que ya nos encontramos un sistema de bicicletas públicas, pero este era un sistema cobarde, construido exclusivamente para fracasar. Un sistema diseñado para un uso recreativo de la bicicleta, no para acercarse a estudiar, a trabajar o a hacer algún recado a algún lugar cercano. Es por eso que había pocas bicicletas y pocas estaciones.

Con el gran hándicap que todas las bicicletas y todas las estaciones se encontraban en la parte baja de la ciudad. Discriminando absolutamente a todas las personas residentes en los barrios que no estuvieran en las zonas de mayor afluencia de Las Palmas de Gran Canaria.

Con el nacimiento de “Sítycleta” nuestra ciudad dispone de tres veces más de bicicletas y tres veces más de estaciones. Llevamos las bicicletas a distintos puntos de la ciudad alta, y seguimos pensando en cómo llevar más y mejores bicis y estaciones. Incorporamos bicicletas eléctricas, que ayuden a salvar el relieve que caracteriza a nuestra ciudad. También ponemos bicicletas adaptadas para personas con movilidad reducida, porque la movilidad es asunto de todos y todas. Este nuevo modelo de bicicletas tiene GPS y anclajes más seguros para evitar el vandalismo que ha sufrido el anterior sistema público. También tienen un nuevo software de gestión más intuitivo y práctico y las paradas tendrán tótems informativos alimentados de energía solar.

El compromiso es absoluto, entre las estaciones no hay más de 400 ó 500 metros, para que dejemos la bicicleta realmente cerca de donde necesitas ir.

Pero esta apuesta por la movilidad no es sólo cambiar las bicis. Durante el anterior mandato criticamos duramente los carriles bici que se crearon. Eran carriles bici que pasaban por lugares molestos para ciclistas, conductores y peatones, que generaban poca sensación de seguridad, desconectados entre ellos.

Carriles construidos con el único objetivo de inaugurar, sacar una foto populista y proclamar un falso compromiso por una movilidad sostenible.

Nosotros nos hemos traído a los técnicos que han creado el mejor sistema de carriles bici del Estado español, en Sevilla, con un éxito sin precedentes, les hemos enseñado nuestra ciudad, les hemos hablado de los problemas que tenemos y hemos estudiado soluciones para estos problemas. Ese grupo de profesionales junto con los técnicos del ayuntamiento e ingenieros de la ciudad han desarrollado un Plan que se ha traducido en una implantación de 50 kilómetros más de carriles bici. La apuesta valiente por este sistema de movilidad que Las Palmas de Gran Canaria necesita.

50 kilómetros de carriles con el compromiso de mejorar la seguridad vial. Una red totalmente conectada, absolutamente funcional. Para poder usarla para ir al instituto, al trabajo, a la playa…

Y la guinda es la Metroguagua

Un proyecto que estará finalizado en 2021 y que ya no deja indiferente a nadie. Una línea de alta capacidad, como cualquier metro o tranvía que podemos ver en cualquier gran ciudad, con la garantía de Guaguas Municipales.

Recorrerá la parte baja de nuestra ciudad, donde más viajeros hay, atravesando Las Palmas de Gran Canaria por dentro, por donde ocurre la vida. Para que, cuando las personas se bajen de la Metroguagua, no tengan que caminar para conectarse a la ciudad, ya están dentro de ella. A minutos a pie de los juzgados, del hospital, de las oficinas del Ayuntamiento…

Metroguagua lanzará líneas cada cinco minutos e irá por un carril exclusivo. No estará expuesta a atascos ni ninguna otra circunstancia de tráfico. Así que será previsible en los tiempos, tendrá transbordos con el resto de líneas de Guaguas Municipales. Y, guaguas de las que ahora cubren el trayecto de Metroguagua, se utilizarán para mejorar las frecuencias del resto de barrios, para llegar mejor a aquellos barrios que no tienen niveles de conectividad suficientemente consistentes.

Si a esto le añadimos los parkings intermodales disponibles en El Rincón o en el muelle Sanapú y el que se construirá en Hoya de la Plata, veremos que será más cómodo moverse por Las Palmas de Gran Canaria en los transportes públicos que ofreceremos desde la corporación local que en los vehículos privados en el que actualmente se realizan más del 70% de los viajes. Unos niveles de tráfico insostenibles para cualquier ciudad del mundo.

Hace décadas que las grandes ciudades del mundo vieron que más kilómetros de carreteras no mejoraban la movilidad dentro de ellas. Que más kilómetros llamaban a más coches, más polución y más atascos. Y que ello conllevaba menos tiempo para las personas, menos lugares para disfrutar y menos calidad de vida.

Las Palmas de Gran Canaria esperaba alguna corporación comprometida con esta filosofía y valiente para poner en marcha las medidas que llevara su movilidad al siglo XXI. Quince años esperó por ese compromiso. Ha sido Nueva Canarias quien lo ha puesto en marcha, y este nuevo sistema de movilidad ya es imposible de parar.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *