Nueva Canarias se “junta” al Manifiesto 8M

Como bien dice el “Manifiesto 8M”, “una larga genealogía de mujeres activistas, sufragistas y sindicalistas (…) trajeron la Segunda República, lucharon en la Guerra Civil (…) fueron parte de las luchas anti-imperialistas”.

Aun así, desde Nueva Canarias somos conscientes que aún queda hay un largo trecho que atravesar para poder decir que estamos en una sociedad igualitaria. Para que las mujeres puedan desarrollar sus vidas en las mismas condiciones que los hombres, para que se sientan seguras, libres, vivas.

Hay datos que justifican de manera inmediata el sumarse a este manifiesto. El más doloroso, los asesinatos machistas. Aún no ha empezado el tercer mes y ya 6 mujeres han muerto en 2018 por esta violencia contra las mujeres. En 2017 fueron más de 50 las mujeres, niños y niñas que fueron asesinadas por violencia machista. En la última década, el terrorismo machista ha asesinado a más mujeres que lo que ETA asesinó en toda su historia.

Pero el machismo no se ve solamente reflejado en los asesinatos. La pobreza tiene cara de mujer. Ya sea a través de la brecha salarial, que afecta a las mujeres independientemente de su categoría laboral o nivel de formación. A través de la precariedad laboral a la que se nos condena, ya que el empleo no está adaptado a las necesidades de la vida. Y tal y como dice el Manifiesto, “el embarazo o los cuidados no puede ser objeto de despido ni de marginación laboral, ni deben menoscabar nuestras expectativas personales ni profesionales”. O a través de las pensiones. Las pensiones de miseria se concentran principalmente en las mujeres, a las que se nos obliga a sufrir pobreza también en la vejez.

El machismo también se ve reflejada en cuestiones cotidianas como el trabajo doméstico y de cuidados. Tareas imprescindibles para el desarrollo de la vida y que actualmente son realizadas, de manera gratuita o devaluada, en proporciones mucho mayores por las mujeres que por los hombres. Mientras las mujeres dedicamos cuatro horas y media diarias a estas tareas, los hombres reducen esas tareas a dos horas.

Estas, y otras circunstancias, son necesarias para que la mujer ocupe el espacio que le corresponde por pleno derecho en la sociedad. Un espacio arrebatado y copado de hombres que justifican esa sobre-representación con argumentos reaccionarios. Estas fuerzas reaccionarias alientan con diferentes miedos el rechazo a esta necesaria huelga. Estas fuerzas reaccionarias ponen caras de mujer para la confrontación, las fuerzas que están provocando un retroceso en las políticas de igualdad que empezaron a desarrollarse durante la anterior década.

Partido Popular y Ciudadanos son conscientes de que la devaluación del trabajo de la mujer es productivo para los intereses que defienden. Por eso, la ministra Isabel Gª Tejerina llama a una “huelga a la japonesa” a trabajar más y ganar menos. O la líder en Cataluña, Inés Arrimadas, prefiere plantear las reivindicaciones feministas, reivindicaciones que luchan por la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, a un contubernio contra el capitalismo. No quieren apostar por la sororidad, por el feminismo, por la igualdad.

Es evidente que sería necesario que todas las fuerzas políticas y sociales apoyaran y se sumaran a la huelga del 8 de marzo convocada por los colectivos feministas. Nueva Canarias la apoya y se suma, con el objetivo de aportar un granito de arena y continuar en la construcción de una sociedad más justa, más igualitaria, más feminista.
Nueva Canarias se “junta” a esta justa y necesaria reivindicación porque, como dice el manifiesto, Juntas somos más.

María del Carmen Reyes Marrero – Secretaria de Igualdad de Nueva Canarias

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *