Estamos con la Intermovilidad

“Nosotros nos creemos la intermodalidad”, dice Heriberto Dávila Ojeda, Director de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. “Por eso, cuando iniciamos este mandato nos hemos focalizado en corregir los muchísimos errores que habíamos heredado del grupo de gobierno anterior”.

Algunas de las conclusiones de los análisis realizados cuando Nueva Canarias llegó al grupo de gobierno fue que, las acciones que se habían realizado en los cuatro años anteriores habían sido realizadas exclusivamente “por cumplir”, pero faltaba un ápice de comprensión, de compromiso, de pasión por un proyecto tan ambicioso como es cambiar la forma de entender la movilidad en una ciudad que, históricamente, ha apostado por el vehículo privado, de manera exclusiva, para moverse.

Eso explica muchas de las chapuzas que se hicieron. Con altos niveles de polémica y de críticas, de las que se defendían con argumentarios donde “explicaban” que no eran malas planificaciones e implantaciones de los sistemas, sino que nuestra ciudad no podía apartarse de la filosofía de más carreteras y más coches para moverse por ella.

Así, vimos cómo se implantaron carriles de bicicletas en las que se ponía en riesgo a ciclistas, peatones y conductores, con carriles desconectados, haciendo inentendible cuál era la propuesta realizada desde la institución.

Vimos la implantación de un sistema de préstamo de bicicletas (bybike) extraño, insuficiente y chapucero. Un sistema que parecía más orientado a un uso recreativo de las bicicletas que a ofrecer una alternativa de movilidad en Las Palmas de Gran Canaria.

O vimos cómo, a pesar de que ahora se critica la falta de conocimiento entre la ciudadanía del proyecto de la metroguagua, en los años del anterior mandato sólo se avanzó en documentación, quizás con la esperanza de construir un nuevo proyecto que quedara muerto en los cajones.

“Este era un proyecto que Nueva Canarias recogió sin financiación, sin más comunicación que alguna nota de prensa y sin ningún elemento que pudiera hacer pensar que se trataba de una apuesta real por un cambio en la filosofía de la movilidad de nuestra ciudad. Teníamos claro que había que cambiarlo”, dice José Eduardo Ramírez Hermoso, Concejal de Movilidad y Ciudad de Mar.

“En un tiempo record hemos encontrado la financiación para metroguagua en todas las instituciones. Hemos logrado involucrar al Banco Europeo de Inversiones, al Gobierno de España, al Gobierno de Canarias y al Cabildo de Gran Canaria. Si en 2015 hubiéramos llegado a las elecciones diciendo que, en dos años, íbamos a conseguir fondos de todas estas instituciones, a comunicar todo el proyecto e incluso que empezaríamos las obras, nos hubieran tachado de demagogos. Tan es así, que el debate urbanístico más importante del municipio en 2015 era sobre el acuario, sin embargo, nuestra gestión ha movido ese foco hacia la metroguagua. Esto no se debe a que en 2015 el proyecto no existiera, sino a que, en realidad, no se quería poner en marcha. El Partido Popular no creía en él”.

En Nueva Canarias si teníamos claro que metroguagua es un salto de calidad para nuestra ciudad. Pero el compromiso con una movilidad más sostenible para Las Palmas de Gran Canaria no pasa sólo por la implantación de esta y una posterior reordenación de guaguas y chóferes para los barrios, sino con seguir fomentando la intermodalidad.

Y en fomentar ese concepto se está trabajando mucho. Durante este mandato se constata un ascenso de nivel y expectativas en la filosofía de bybike. El préstamo de bicicletas pasa de ser de uso recreativo para que sean utilizadas como medio de transporte. Por ello se redujo de 4 horas de préstamo a 1 hora, para que hubiera más rotación en su uso, para que más personas pudieran utilizarlas más veces.

Por ello se están empezando a construir un trazado de casi 52 kilómetros por toda la ciudad, con vías bidireccionales y suficientemente anchas para que ciclistas, peatones y conductores se sientan seguros.

Y con un aporte que revoluciona totalmente la movilidad en bici por Las Palmas de Gran Canaria. 400 nuevas bicicletas, “smart bikes”, donde se incluyen bicicletas eléctricas, haciendo más asequible la movilidad por nuestra ciudad cargada de relieve.

También se añaden 40 estaciones, en las que también se incluye a Ciudad Alta. Una apuesta decidida para que, el 10% de los movimientos que se hacen en nuestra ciudad sean a través de este medio.

Estas bicicletas ya están llegando, antes de que nos demos cuenta ya estarán disponible y su uso estará totalmente normalizado.

Todo esto es necesario porque “Es inasumible para ninguna ciudad del mundo que más del 70% de los movimientos se hagan en vehículos privados. No hay ciudad que soporte eso”, asegura José Eduardo.

Todas las grandes ciudades han tenido que afrontar el reto de enfrentarse a los cambios de costumbre en la movilidad, de enfrentarse a ganar espacio en las ciudades, que el espacio disponible sea para las personas. Un ejemplo es Madrid, que se enfrenta ahora a este reto en un lugar tan saturado de vehículos como la Gran Vía. Quieren hacer de ella un espacio para que las personas puedan disfrutar moviéndose a pie.

En unos años, cuando estos proyectos estén finalizados no nos imaginaremos Las Palmas de Gran Canaria sin la metroguagua, o sin las bicis, o sin sus carriles bici. Igual que hoy no nos imaginamos la ciudad sin Guaguas Municipales, sin la circunvalación o con una Calle Mayor de Triana donde circularan coches. Y en ese momento, las personas que componemos Nueva Canarias en Las Palmas de Gran Canaria, nos sentiremos contentos/as por haber contribuido modestamente a una ciudad más amigable, más inclusiva y mejor conectada para todas las personas que aquí vivimos y para todas aquellas que nos vienen a visitar.

Comparte
A %d blogueros les gusta esto: