Nueva Canarias Reclama una gestión eficiente en las obras del nuevo CEIP de Siete Palmas

La organización de izquierda preguntará en el Parlamento Canario sobre esta problemática y las sospechas de que la Consejería de Educación no haya hecho efectivo el pago a la constructora del centro escolar.

Pedro Quevedo, portavoz de Nueva Canarias en Las Palmas de GC, considera intolerable los hechos ocurridos en relación a la apertura del nuevo CEIP de Siete Palmas, que permanecerá cerrado hasta noviembre debido a la pésima tradición de la Consejería de Educación en la planificación de obras de inicio de curso dependiente del Departamento de Infraestructura Administrativa.

Así mismo, declaró que “es intolerable no solo la masificación de las aulas del colegio de educación infantil y primaria Boliche sino, especialmente que los responsables de educación no hayan sido capaces de solucionar este problema durante el pasado año escolar y nos encontremos a estas alturas con que los alumnos no puedan iniciar las clases como estaba previsto por la desastrosa gestión en la materia de la Consejería de Educación”.

Pedro Quevedo critica también que el alcalde Cardona no haya respaldado de forma contundente a los padres en una cuestión de esta importancia e insta al ayuntamiento a que realice una queja formal a las autoridades autonómicas.

En este sentido, Nueva Canarias instará en el Parlamento a que la Consejería de Educación y el  Gobierno aclaren cómo se ha gestionado la situación y las sospechas de que el nuevo centro escolar no está en funcionamiento a día de hoy porque la consejería no ha hecho todavía efectivo el pago de las obras a las constructora encargada del mismo. En este sentido se han manifestado algunos de los padres afectados al comprobar que el nuevo edificio “está listo para ser ocupado ya que el presunto riesgo viene de obras alejadas”, según palabras del portavoz del consejo escolar, José Morales.

Para Quevedo, “con esta nueva actuación nefasta de la Consejería quedan patentes dos cosas. Una, que la Consejería de educación  tiene un serio problema de eficacia en su gestión y, dos, que 350 escolares que deberían haber comenzado ya sus clases, no podrán hacerlo en una mínima igualdad básica de derechos y calidad en comparación con otros niños de nuestra ciudad”.

Nueva Canarias recuerda además que durante el curso 2013/2014 se suprimió la biblioteca y del servicio de comedor del centro, vulnerando gravemente el adecuado derecho a la educación de los menores allí escolarizados

Comparte